Inicio / La aventura IT de Alpura con inteligencia emocional

La aventura IT de Alpura con inteligencia emocional

Por: Christopher Holloway | septiembre 28, 2018


Octavio García, CIO de Alpura

Cuando Octavio García llegó a la dirección IT de Alpura hace ocho años se encontró con un área fragmentada, sin un norte claro, con una dinámica de trabajo en silos y deficiente comunicación interna. Su respuesta frente a esto fue poco tradicional en el mundo de Sistemas: realizar un taller de inteligencia emocional para compenetrar al equipo y generar formas más eficientes de trabajar.

Hoy, el departamento a su cargo está embarcándose en la IT bimodal, domina metodologías ágiles y se encuentra cada vez más cerca del negocio en esta empresa que según cifras de Euromonitor es el segundo competidor del mercado de productos lácteos en México, solo detrás de Grupo Lala, y que está apuntando a retomar el liderazgo que por tantos años disfrutó.

“Existía una integración pero mucho más laboral, en grupos aislados. Por ejemplo, a veces alguien cumplía años en la organización y veías a dos o tres personas con el pastel celebrando. Pero el resto del equipo estaba al lado, mirando. No era una actividad general”, explica García respecto a la situación que Alpura vivía en aquel entonces.

El ejecutivo consideró que el primer paso para conseguir una buena operación IT era de carácter cultural: sin un equipo unido bajo buenas dinámicas de comunicación no se lograrían sus fines de transformación. Todo esto sucedió en vísperas de implementar un nuevo service desk, con el que intentarían consolidar la atención de los incidentes para comenzar a poner orden.

La consultoría recayó en Consorcio OneNet (ahora Aliter Consulting) que le presentó a García un modelo enfocado en la Inteligencia Emocional, específicamente diseñado para equipos IT y conducente hacia la transformación del área en un habilitador estratégico para Alpura.

“Lo primero fue empezar a conocernos nosotros mismo, a nuestro equipo y cómo funcionaba la organización. Ese primer paso ya tiene ganancias. Pasado ese punto muchos problemas ya no los enfrentamos de forma aislada, los socializamos en el equipo para dar una mejor solución: eso es un apoyo fundamental a la organización, porque todo es más transparente y se afronta desde múltiples puntos de vista”, indica García.

Octavio García, CIO de Alpura

Octavio García asumió la dirección de IT en Alpura hace nueve años. Su primer reto fue consolidar la comunicación en su equipo.

El taller estableció nuevas formas de comunicación que, por ejemplo, sacaban al equipo de su ambiente de trabajo tradicional y lo empujaban a socializar en términos más concretos: no ligados solamente a la labor que se requería de ellos. La dinámica rindió frutos y generó una armonía en el departamento de Sistemas que permitió dedicar más tiempo a la operación y a la innovación.

A partir de los aprendizajes de inteligencia emocional el departamento cambió. Un día al mes por lo menos dedican un espacio de socialización para todos. Se menciona a todos los que cumplen años en el mes y les damos un pequeño regalo, para el que se hace una cooperación interna. Según García es una instancia positiva para la convivencia, que ha ayudado mucho a que se rompan los silos de comunicación.

“Yo creo que algo que a mi que me gustó es que generó confianza. La confianza en tu equipo al final da un valor directo a la organización. También nos dimos cuenta de lo que somos capaces de hacer. El estar aislados limita mucho el valor que podemos darle a la organización como departamento. En cambio, cuando ya se comienza a trabajar como un equipo consolidado el potencial se dispara”, explica.

El fundamento de la innovación es el cambio

Es fundamental ver este viaje como un procesos constante, sin un punto final. Aún cuando Alpura comenzó a utilizar estos consejos hace ya ocho años, nunca dejan de aparecer nuevos retos, o se comienza a hacer necesario introducir modificaciones en fórmulas que antes funcionaban y que luego se volvieron rutinarias. El cambio, en palabras de García, debe ser un principio permanente en la organización.

Prueba del camino recorrido es que antiguo departamento de Sistemas de Alpura fue rebautizado hace pocos años como Tecnología y Transformación Digital. Este reto ha sumado nuevas preocupaciones a la agenda de Octavio García, pero poder delegar responsabilidades en su equipo y contar en general con un mejor ambiente de colaboración le ha permitido afrontarlo con confianza en los resultados potenciales.

“La tecnología, por supuesto, va cambiando, las formas de trabajo van cambiando. Hoy estamos trabajando en otro proceso más de agilidad: el trabajo bimodal. Creamos un área de transformación digital que no trabaja de forma aislada, sino en conjunto con el resto de la organización. Si bien conjugar todo esto es un reto, a la larga produce mejores resultados, también más ágiles”.

La aventura por la inteligencia emocional en la que se embarcó Alpura también tuvo un impacto en el resto de la organización. Esta dinámica permeó al resto de los departamentos, al grado de que toda la compañía cuenta ahora con encargados de la generación de actividades de socialización periódicas y en constante revisión.

Según García, los procesos puestos en marcha han permitido que el área de tecnología se haya acercado mucho más al negocio. “Es ahí donde IT te puede dar mucho más valor, no solo ejecutando un servicio, sino que siendo parte de la estrategia de la organización: algo que te da un diferenciador potencial frente a la competencia”.

Es también ahí donde IT puede generar nuevos negocio y nuevas estrategias que apuntalen el crecimiento de la compañía, pero siempre hay que tener en la mira la creación de más valor. Como dice García, entre risas, “la innovación, sin que suene en el bolsillo, no es innovación”.


Comentarios

Deja un comentario

SUSCRÍBASE A NUESTRA NEWSLETTER

Obtenga acceso a información exclusiva, reportajes, notas de actualidad y el análisis de las tendencias con el mayor rigor periodístico.

Suscribirse

Para accender a este y más contenido es necesario registrarse o acceder a su cuenta.