¿Por qué México no cuenta con una agenda digital?

México carece actualmente de una agenda digital que dirija y transparente los esfuerzos en la materia. El liderazgo y la coordinación han sido insuficientes para crear esta esencial herramienta de política pública. A pocos días de que los mexicanos elijan a sus representantes en más de 20,000 cargos, CIAPEM, Política Digital, académicos, funcionarios y ejecutivos IT debatieron sobre los beneficios de contar con una agenda digital y cuál es el mejor camino para conseguirlo. 

Mila Gascó, directora asociada de Investigación del Center for Technology in Government y profesora de Investigación asociada del Rockefeller College of Public Affairs and Policy, consideró que una agenda digital debería ser una hoja de ruta para conseguir el desarrollo digital de un país. Esta incluye áreas como inclusión digital, conectividad, infraestructura, política de telecomunicaciones, cómo reducir la brecha digital y desarrollar competencias digitales.

Por su parte, Luis Felipe Luna, profesor asociado en el departamento de Administración y Políticas Públicas de la Universidad del Estado de Nueva York en Albany e Investigador Nivel 2 en el Sistema Nacional de Investigadores en México, señaló que también debería considerarse el área de privacidad y de protección de la información de los ciudadanos. “Hay que definir de antemano cuáles son los datos que se van a recolectar, cómo procesarlos, cómo se van a limpiar, a guardar y cómo se harán disponibles para todo mundo. Otro tema importante es el de la gobernanza de la Agenda, quiénes la coordinarán y cómo podrán introducir temas diferentes actores”.

¿Quiénes deberían participar en la creación de una agenda digital? Julio Vega, director de la Asociación de Internet MX, destacó que deben estar presentes autoridades, empresas, academia y sociedad civil. Solo así se creará un sistema con mecanismos inter-institucionales que trascienda los sexenios del Gobierno Federal.

Asimismo, el ejecutivo indicó que no se puede considerar que ningún Gobierno sea la solución per se a cualquier tema de digitalización. “Este es un trabajo conjunto, sinónimo de política pública, por lo cual debería involucrarse a todos los actores implicados en la construcción y provisión de dicha política. Nadie, de manera individual, puede traer los resultados óptimos en la materia”.

México, a la zaga

Desde otra perspectiva, Irene Levy, académica de la Universidad Iberoamericana, afirmó que se requiere voluntad política para que la agenda exista y funcione. Lamentó que México se hubiera bajado del tren tecnológico, pues se vuelve cada vez más difícil alcanzarlo para volverse a subir. Levy recordó que el año pasado se decidió desaparecer la Subsecretaría de Comunicaciones en la SCT y que CFE Telecom tiene en sus manos el desarrollo de la infraestructura de conectividad, pero aparentemente carece de una política digital. Mientras que en la Presidencia de la República existe una Coordinación de Estrategia Digital Nacional que ha tenido durante tres años la responsabilidad de hacer ese plan y a la fecha no ha presentado ninguna señal.

Ante esto, la académica resaltó la responsabilidad de la iniciativa privada en la transformación digital. “Ante la inactividad del Gobierno de México, habría que dejar la actitud pasiva y exigirle un plan de transformación digital o nos quedaremos el resto del sexenio sin una estrategia al respecto”, señaló.

Por su parte, Netzer Díaz, director del Ciapem, reconoció que hay por delante un gran reto, “el de unir el esfuerzo de todos los actores en este mapa de ruta en el país, atendiendo siempre hacia las necesidades de la población. Hay que cubrir los servicios públicos y utilizar la tecnología como habilitadora para buscar beneficios o bienestar digital para la población”.

Para el funcionario, el camino de estas políticas digitales no debe ser un elemento de administraciones, sino una política nacional del Estado mexicano que se pueda consolidar paso a paso, en el que todos sumen.

Vinculación en pro de la agenda digital

En diferentes momentos la iniciativa privada se ha manifestado a favor de contribuir con el gobierno  para mejorar la inclusión digital e impulsar la agenda digital nacional. Especialmente en tiempos difíciles, la conectividad ha mostrado su utilidad: actualmente hay 21.2 millones de accesos a internet a través de banda ancha fija y 99.6 millones de líneas de banda ancha móvil. Pero a nivel Gobierno, a pesar de que funcionarios como Raymundo Artis Espriú, director de CFE telecomunicaciones e Internet para todos, ha declarado que las tecnologías de la información son la estructura que debe soportar las operaciones de un país, hasta el día de hoy no hay claridad acerca de la agenda digital en México.

De acuerdo con los especialistas, su elaboración no es un tema vinculado a la economía sino a la voluntad política. Hace unos días, Uruguay presentó su agenda digital 2025; España hizo lo propio hace dos meses e incluye 10 ejes temáticos. ¿Hasta cuándo México elaborará la suya?

Reportera de tecnología. Suele buscar temas de innovación, nuevas aplicaciones IT y seguridad de la información. Periodista por la UNAM; estudió Marketing en el ITAM y Branding en la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano. Storyteller apasionada por la astronomía.

Related posts

Deja un comentario