Fundadora de Theranos es declarada culpable de cuatro cargos de fraude

La historia de Theranos, uno de los más grandes fracasos de la moderna era tecnológica, ya llegó a uno de sus hitos finales. La ex multimillonaria y fundadora de la compañía, Elizabeth Holmes, que hasta hace pocos años era clasificada como la próxima Steve Jobs, fue encontrada culpable de cuatro cargos de fraude a inversores y se expone hasta a 20 años de cárcel y una multa de $250,000 dólares por cada uno de los casos. 

La directora prometía revolucionar el mundo de las pruebas de sangre. El sistema de Theranos permitiría realizar cientos de pruebas clínicas con solo una gota de sangre, reduciendo exponencialmente los tiempos y el dinero necesarios para tener un panorama completo de la salud de un individuo. 

Theranos, fundada en 2004, aprovechó un boom en inversiones para compañías tecnológicas y obtuvo más de $700 millones de dólares de parte de capitalistas de riesgo. Su rápida popularidad fue alimentada por prácticamente todas las grandes mentes del mundo de la innovación en la época. La compañía alcanzó una valuación de más de $10,000 millones en su punto más alto, el 2013. 

Pero la tecnología propuesta no mostró avances reales durante una década. Theranos y Holmes mantuvieron además un profundo secretismo en torno a sus resultados, hasta que en 2015 un reportaje de John Carreyrou, del Wall Street Journal y de los investigadores médicos John Loannidis y Eleftheria Diamandis hicieron evidente que existía un fraude.

Bastarían tres años para probar que la tecnología propuesta no tenía ninguna base y que sería imposible llegar a los resultados prometidos. 

Aún quedan cargos por definir

El juicio se extendió por 11 semanas y contó con el testimonio de más de 30 personas involucradas. Holmes subió siete veces al estrado para defenderse. 

La fundadora de Theranos fue declarada inocente en tres cargos relacionados con fraude a pacientes y en un cargo de conspirar para realizar fraudes a clientes. El jurado no llegó a un veredicto en tres cargos adicionales relacionados con fraude a inversores y se espera que se defina un juicio nulo en estos casos. 

El proceso da cuenta de las mínimas evidencias que hay que presentar para convencer a multimillonarios supuestamente expertos en inversiones tecnológicas. También hace evidente que la fama de muchos de los grandes unicornios de la tecnología podrían estar sostenidos solo sobre un buen discurso de venta y mucha publicidad. En Theranos se contaron inversiones de Rupert Murdoch, de la familia detrás de Walmart, los Walton, entre muchas otras figuras importantes de Silicon Valley. En la mesa directiva de la compañía se encontraban personajes como Henry Kissinger y James Mattis.

http://salalacalleymuere.tumblr.com

Director editorial de IT Masters Mag. Experto en gatos, libros y en los intrincados procesos tecnológicos que atraviesan el funcionamiento de las sociedades en todas sus expresiones.

Related posts

Deja un comentario