✅ Criptomonedas y finanzas descentralizadas para empresas

ESPECIAL

El futuro de las Criptomonedas, conoce las finanzas descentralizadas (DeFi)



Dirección copiada

Desde su irrupción en el escenario financiero global, generan un interés masivo sobre su naturaleza y funcionamiento. 

Publicado el 9 nov 2023



criptomonedas
Crédito: Archivo Shutterstock

Las criptomonedas son un tipo de moneda digital que utiliza la criptografía para asegurar las transacciones y controlar la creación de nuevas unidades. Son descentralizadas, lo que significa que no están controladas por ningún gobierno o institución financiera.

Desde su irrupción en el escenario financiero global, generan un interés masivo sobre su naturaleza y funcionamiento.

¿Qué son las criptomonedas y cuál es su historia?

Las criptomonedas tienen una historia relativamente corta, pero su popularidad ha crecido exponencialmente en los últimos años. La primera criptomoneda, Bitcoin, fue creada en 2009 por un desarrollador desconocido bajo el seudónimo de Satoshi Nakamoto. Desde entonces, se han creado miles de otras criptomonedas, como Ethereum, Litecoin y Dogecoin.

Las criptomonedas funcionan mediante una tecnología llamada blockchain, que es una base de datos distribuida que registra todas las transacciones realizadas con una moneda digital. La cadena de bloques (blockchain) es segura y transparente, y garantiza que las transacciones sean inalterables.

Hay muchas criptomonedas diferentes en el mercado, pero las más populares son Bitcoin, Ethereum, Tether y Binance Coin. Se pueden comprar en una bolsa de criptomonedas, en un exchange P2P, una fintech, o directamente a un vendedor. Para almacenarlas, pueden utilizarse un monedero de hardware, en un monedero de software o en un exchange.

Tecnología blockchain

La tecnología blockchain, el sistema subyacente a las criptomonedas, ha demostrado ser mucho más que simplemente la columna vertebral de Bitcoin y otras monedas digitales.

Esencialmente, es un registro digital descentralizado que almacena transacciones de manera segura y transparente. En lugar de depender de una entidad central, como un banco o un gobierno para verificar y registrar transacciones, la blockchain utiliza una red de nodos interconectados para validar y registrar cada cambio.

Esto garantiza la inmutabilidad de los datos y la resistencia a la manipulación, lo que la convierte en una tecnología confiable y segura.

¿Cómo funcionan las criptomonedas?

Para comprender cómo funcionan las criptomonedas es esencial adentrarse en el núcleo de su operación. En su esencia, las criptomonedas funcionan a través de una tecnología descentralizada conocida como blockchain.

La blockchain es un libro de contabilidad digital distribuido que registra todas las transacciones de criptomonedas de manera segura y transparente. Cada transacción se agrupa en un bloque y se agrega a una cadena continua de bloques.

De ahí el nombre “blockchain”, que garantiza la integridad y la inmutabilidad de las transacciones: Es decir que una vez que se registra una transacción en la blockchain, no se puede modificar ni eliminar.

Las criptomonedas utilizan criptografía para asegurar la transferencia de activos digitales y controlar la creación de nuevas unidades. Cada usuario tiene una billetera digital que contiene claves privadas y públicas.

La clave privada es esencial para firmar y autorizar transacciones, mientras que la clave pública se utiliza para recibir fondos.

Cuando un usuario desea realizar una transacción, firma digitalmente la transacción con su clave privada, lo que garantiza su autenticidad. Luego, la transacción se difunde a través de la red de nodos de la criptomoneda para su validación y registro en la blockchain.

Los mineros, que son participantes de la red que resuelven complejos problemas matemáticos, verifican y agrupan transacciones en bloques. A cambio de sus esfuerzos, son recompensados con nuevas unidades de criptomoneda y comisiones de transacción.

Principales criptomonedas

Existen miles de monedas digitales, pero las principales criptomonedas son aquellas que tienen la mayor capitalización de mercado. Las principales criptomonedas se pueden comprar y vender en bolsas de criptomonedas, que son plataformas que permiten a los usuarios intercambiar criptomonedas entre sí. Algunas de las más populares son:

Bitcoin (BTC)

Es la criptomoneda más popular y valiosa del mundo. Fue creada en 2009 y es la primera criptomoneda que se creó. Es una moneda digital descentralizada, lo que significa que no está controlada por ningún gobierno o institución financiera.

Ethereum (ETH)

Es la segunda criptomoneda más popular y valiosa del mundo. Fue creada en 2015 y es una plataforma de cadena de bloques que permite la creación de contratos inteligentes y aplicaciones descentralizadas.

Tether (USDT)

Es una criptomoneda estable que está vinculada al dólar estadounidense. Es una moneda digital que se utiliza para evitar la volatilidad de las criptomonedas tradicionales.

Binance Coin (BNB)

Es la criptomoneda nativa de la plataforma de intercambio de criptomonedas Binance. Se utiliza para pagar las tarifas de transacción en Binance y para acceder a descuentos en las tarifas.

Monederos digitales

Los monederos digitales, también conocidos como billeteras electrónicas, carteras de criptomonedas o wallets, son herramientas para almacenar, gestionar y utilizar criptomonedas de forma segura.

Estos monederos permiten a los usuarios guardar sus claves privadas (necesarias para acceder a sus activos digitales) y realizar transacciones con criptomonedas. Hay varios tipos de monederos digitales disponibles, y cada uno tiene sus propias características y ventajas

Dentro de la categoría Monederos de Software (Software Wallets), están los:

Monederos de software

Monederos de escritorio

Aplicaciones descargables e instalables en tu computadora personal. Ofrecen control total sobre tus claves privadas y son adecuados para usuarios que desean un alto nivel de seguridad.

Monederos móviles

También incluye a los monederos móviles, que son aplicaciones diseñadas para dispositivos móviles, como smartphones y tabletas. Son convenientes para el uso diario y suelen ser fáciles de usar.

Monederos web

Los monederos Web, son alojados en la nube y se pueden acceder a través de un navegador. Son fáciles de usar pero menos seguros que otros tipos de monederos, ya que las claves privadas se almacenan en línea.

Monederos de hardware

En cuanto a los monederos de hardware (Hardware Wallets), se trata de dispositivos físicos diseñados específicamente para almacenar criptomonedas de forma segura. Las claves privadas se mantienen offline, lo que los hace altamente seguros y resistentes a ataques cibernéticos. Ejemplos de monederos de hardware populares incluyen Ledger Nano S, Ledger Nano X y Trezor.

Paper Wallets

Una forma física de almacenar las claves privadas es a través de los monederos de papel (Paper Wallets). Estas claves se imprimen en un papel y se guardan en un lugar seguro.

También están los monederos de papel monomonedas (Single-Currency Paper Wallets), diseñados para una criptomoneda específica. Son una opción segura si se desea almacenar una criptomoneda en particular.

Monederos en línea

En contraste, los monederos en línea (Online Wallets) son monederos alojados por terceros de forma online. A menudo, se utilizan para acceder a servicios de intercambio de criptomonedas y realizar transacciones. Sin embargo, existe cierto riesgo de seguridad, dado que las claves privadas están en manos de terceros.

¿Qué es un bitcoin?

Bitcoin es la primera y más conocida criptomoneda, una forma de dinero digital que utiliza tecnología blockchain para funcionar. Fue creado en 2009 por una persona (o grupo) bajo el seudónimo de “Satoshi Nakamoto”. Bitcoin se diseñó como una respuesta a la crisis financiera global y como una alternativa al sistema financiero tradicional.

Una de las características que hicieron exitosa esta criptomoneda, es que se trata de una Moneda Digital Descentralizada. Bitcoin no está respaldada por ningún gobierno o entidad central, sino que funciona en una red descentralizada de computadoras (nodos) que verifican y registran transacciones en un “libro de contabilidad” público llamado blockchain.

Justamente, la tecnología subyacente de Bitcoin es la blockchain, una cadena de bloques que registra todas las transacciones de Bitcoin. Cada bloque contiene un grupo de transacciones y está vinculado al bloque anterior, lo que crea un registro inmutable y transparente de todas las transacciones.

Las transacciones de Bitcoin son verificadas y agregadas al blockchain mediante un proceso llamado minería. Los mineros resuelven complejos problemas matemáticos para agregar un nuevo bloque a la cadena. A cambio, reciben recompensas en forma de bitcoins recién creados y tarifas de transacción.
Por otro lado, a diferencia de las monedas tradicionales, la cantidad de bitcoins es limitada. El suministro total se limita a 21 millones de bitcoins, lo que crea un elemento de escasez y se asemeja a metales preciosos como el oro.

Un bitcoin se puede dividir en unidades más pequeñas llamadas “satoshi”. Un bitcoin es igual a 100 millones de satoshis, lo que permite transacciones fraccionadas.

Esta moneda digital utiliza técnicas de criptografía para proteger las transacciones y garantizar la seguridad de los fondos. Las claves públicas y privadas son fundamentales para la seguridad de las carteras de Bitcoin.

Todas las transacciones de Bitcoin son públicas y se pueden ver en el blockchain, pero la identidad de las partes involucradas en la transacción se mantiene anónima.

También ha dado lugar a innovaciones en finanzas descentralizadas, como los protocolos DeFi y la tokenización de activos.

Minería de criptomonedas

La minería de criptomonedas es el proceso de crear nuevas unidades de criptomonedas y verificar las transacciones de una red blockchain. Los mineros utilizan hardware especializado para resolver complejos problemas matemáticos, y son recompensados con criptomonedas por su trabajo.

Este proceso es esencial para mantener la seguridad y la integridad de las redes blockchain. Los mineros son los responsables de verificar las transacciones y garantizar que no se produzcan dobles gastos.

Su funcionamiento se basa en un algoritmo de consenso llamado Prueba de Trabajo (PoW). En este algoritmo, los mineros compiten para resolver un problema matemático complejo. El primer minero que resuelve el problema recibe una recompensa en forma de criptomonedas.

La dificultad del problema matemático aumenta gradualmente a medida que más mineros se unen a la red. Esto ayuda a mantener la seguridad de la red, ya que hace que sea cada vez más difícil para los atacantes manipular la cadena de bloques.

¿Quién y cómo establece el valor de una criptomoneda?

El valor de una criptomoneda lo establece la oferta y la demanda en el mercado. La oferta se refiere a la cantidad de criptomonedas que hay disponibles, mientras que la demanda se refiere a la cantidad de personas que están dispuestas a comprarlas.

El valor de una criptomoneda puede fluctuar significativamente, ya que la oferta y la demanda pueden cambiar rápidamente. Por ejemplo, si aumenta la demanda de una criptomoneda, su valor también aumentará. Esto puede ocurrir por varias razones, como el aumento en su adopción, el lanzamiento de nuevas aplicaciones o servicios basados en la criptomoneda, o la especulación de los inversores.

En general, el valor de una criptomoneda se establece de forma descentralizada, sin la intervención de ningún gobierno o institución financiera. Esto es lo que diferencia a las criptomonedas de las monedas tradicionales, que son emitidas por gobiernos o bancos centrales.

Hay otros factores que pueden influir en el valor. Una criptomoneda con una utilidad real, como el pago de bienes o servicios, es más probable que tenga un valor elevado.

Las que tienen una oferta limitada son más propensas a aumentar de valor a largo plazo. A medida que más personas adopten una criptomoneda, su valor también aumentará.

Como sucede con cualquier otra moneda de intercambio, la especulación de los inversores puede causar fluctuaciones significativas en su precio.

Compra y venta de Criptomonedas

La compra y venta de criptomonedas implica el intercambio de activos digitales a través de plataformas de intercambio específicas.

Para la compra de monedas digitales, el primer paso es seleccionar una plataforma de intercambio. Algunas de las plataformas más populares incluyen Coinbase, Binance, Kraken, y Bitstamp.

La mayoría de las plataformas de intercambio requieren que los usuarios se registren y verifiquen su identidad para cumplir con las regulaciones contra el lavado de dinero (AML) y el conocimiento del cliente (KYC).

Luego del registro, le sigue el depósito de fondos en la cuenta en la plataforma para comenzar a comprar, simplemente seleccionando la criptomoneda que se desea comprar y el monto.

Para vender criptomonedas, primero necesitas transferirlas a tu billetera. Para ello, simplemente selecciona la criptomoneda que deseas vender y el monto que deseas vender. La bolsa o plataforma P2P proporcionará una dirección de billetera donde se pueden enviar los fondos.

¿Cómo se gana dinero con ellas?

Las dos formas más comunes de ganar dinero con las criptomonedas son la inversión y el trading. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el mercado de criptomonedas es altamente volátil, lo que significa que los precios de las pueden subir o bajar rápidamente. Esto puede crear oportunidades, pero también conlleva riesgos.

Ya sea que se decida comprar con la expectativa de que su precio aumente en el futuro, o con la intención de obtener ganancias a corto plazo, hay algunas formas específicas de intentar ganar dinero.

La manera más simple consiste en comprar criptomonedas y mantenerlas durante un período de tiempo, con la esperanza de que su precio aumente.

El trading es una forma más activa de ganar dinero con las criptomonedas. Consiste en comprar y vender criptomonedas con frecuencia, con la intención de obtener ganancias a corto plazo.

La más polémica, por el uso de energía y el impacto ambiental que provoca, y que lleva mucho tiempo y esfuerzo, es la minería, que consiste en usar hardware especializado para resolver problemas matemáticos complejos, y obtener por ello recompensas en forma de criptomonedas.
Por último, el stacking es una forma de ganar dinero con las criptomonedas que no requieren mucho tiempo ni esfuerzo. Algunas billeteras pagan por mantener criptomonedas durante un período de tiempo.

Regulación de criptomonedas

La regulación de criptomonedas es un tema en constante evolución y varía de un país a otro. Dado que se trata de una tecnología relativamente nueva, los gobiernos y las instituciones financieras de todo el mundo están trabajando para establecer marcos legales y regulatorios que aborden cuestiones como la seguridad, la protección del consumidor, la prevención del lavado de dinero y la evasión fiscal.

Cada país tiene su propio enfoque en la regulación de criptomonedas. Algunos han adoptado un enfoque más favorable, mientras que otros han implementado regulaciones más estrictas o incluso han prohibido ciertas actividades relacionadas con criptomonedas.

En algunos países, las empresas que brindan servicios relacionados con criptomonedas, como intercambios y billeteras, deben registrarse y cumplir con requisitos específicos de seguridad y KYC (Conozca a su Cliente) para prevenir el lavado de dinero y la financiación del terrorismo.

La tributación de las criptomonedas varía según el país. Algunos países gravan las ganancias de criptomonedas como un activo financiero, mientras que otros las consideran como propiedades o ingresos. La falta de claridad en las regulaciones fiscales es un problema común.

Algunos países, por ahora los menos, han establecido regulaciones para proteger a los inversores y consumidores de prácticas fraudulentas en el espacio de criptomonedas. Estas regulaciones pueden incluir requisitos de divulgación y educación.

Seguridad en el uso de criptomonedas

La seguridad en el uso de criptomonedas requiere una combinación de buenas prácticas de seguridad, educación y precaución, ya que las criptomonedas son objetivos atractivos para ciberdelincuentes debido a su valor y la dificultad de rastrear transacciones. Algunas consideraciones a tener en cuenta para garantizar la seguridad:

En billeteras de hardware

Considera utilizar una billetera de hardware para almacenar grandes cantidades de criptomonedas. Estas billeteras mantienen tus claves privadas fuera de línea, lo que las hace altamente seguras contra ataques cibernéticos.

En billeteras de software Seguras

Si utilizas billeteras de software, asegúrate de que sean de fuentes confiables y descárgalas desde sitios web oficiales. Mantén el software de tu billetera actualizado con las últimas versiones de seguridad.

Mantener las claves privadas a salvo

Nunca compartas tus claves privadas con nadie y guárdalas en un lugar seguro. Usar contraseñas seguras y únicas para tus cuentas relacionadas con criptomonedas.

Autenticación de dos factores (2FA)

Habilita la autenticación de dos factores en tus billeteras y cuentas de intercambio. Esto proporciona una capa adicional de seguridad al requerir un segundo paso de verificación, como un código generado en una aplicación de autenticación.

Diversificación

No pongas todos tus activos en una sola criptomoneda. La diversificación reduce el riesgo de pérdida total si una criptomoneda en particular colapsa.

Casos de uso y aplicaciones de las criptomonedas

Las criptomonedas tienen una amplia gama de casos de uso y aplicaciones tanto en general como en el mundo empresarial. Uno de sus usos principales es como medio de intercambio para realizar transacciones en línea y en la vida cotidiana, lo que permite pagos rápidos y económicos a nivel internacional.

Las criptomonedas permiten transferencias de dinero internacionales más rápidas y económicas en comparación con los sistemas financieros tradicionales. Algunas, como Bitcoin, se consideran un activo digital que puede servir como una reserva de valor, similar al oro. Los inversores las utilizan para diversificar sus carteras.

Para realizar micropagos y pagos fraccionados que son eficientes y rentables, lo que es útil para contenido en línea, servicios de streaming y más. Plataformas como Ethereum permiten la creación y ejecución de contratos inteligentes, que son acuerdos autoejecutables que automatizan procesos legales y comerciales.

En el caso de nombres de dominio en Internet o tokens no fungibles (NFT) que representan obras de arte digitales y otros activos exclusivos, se utilizan para demostrar la propiedad de esos activos digitales.

Las criptomonedas en el mundo empresarial

En el mundo empresarial, se pueden utilizar criptomonedas para agilizar y abaratar las transferencias de fondos a nivel internacional, especialmente en el comercio internacional.

Las empresas pueden aprovechar los protocolos DeFi para acceder a servicios financieros, como préstamos y ganancias de intereses, sin necesidad de intermediarios tradicionales.

De la misma manera, pueden tokenizar activos, como bienes raíces o acciones, para facilitar la inversión y la liquidez de activos que anteriormente eran difíciles de fraccionar y comerciar.

La tecnología blockchain y las criptomonedas se utilizan para rastrear y verificar la cadena de suministro de productos, lo que mejora la transparencia y la autenticidad. Algunas empresas utilizan criptomonedas para pagos a proveedores y para facilitar transacciones comerciales en el extranjero.

Futuro de las criptomonedas

El futuro de las criptomonedas luce prometedor, pero está sujeto a una serie de desarrollos y tendencias que pueden influir en su evolución. Se espera que la adopción continúe creciendo. Los gobiernos de todo el mundo están trabajando en marcos regulatorios para abordar cuestiones de seguridad, protección al consumidor, lavado de dinero y evasión fiscal.

Las empresas seguirán buscando formas de integrar la tecnología blockchain y las criptomonedas en sus operaciones. La tokenización de activos y la adopción de contratos inteligentes en la cadena de suministro y otros procesos comerciales pueden ser comunes.

Se esperan avances tecnológicos en el espacio de criptomonedas, como la mejora de la escalabilidad, la eficiencia energética y la privacidad. Nuevos protocolos y soluciones pueden abordar limitaciones actuales.

A medida que se desarrollen nuevos usos y tecnologías, es fundamental estar al tanto de las tendencias y regulaciones en constante evolución. El futuro de las criptomonedas promete innovación y disrupción en una variedad de industrias y en la forma en que entendemos las finanzas y la tecnología.

Según los expertos, las finanzas descentralizadas (DeFi) seguirán evolucionando y expandiéndose, ofreciendo una gama más amplia de servicios financieros descentralizados, como préstamos, intercambios y servicios de gestión de activos.

Esto abre expectativas respecto de la manera en que las criptomonedas sigan integrándose aún más con la economía tradicional, a medida que los bancos y las instituciones financieras tradicionales exploran soluciones de custodia y productos financieros relacionados con el mundo de las cripto.

Criptomonedas y fiscalidad

La fiscalidad de las criptomonedas está sujeta a regulaciones que varían según el país. En muchos países, las ganancias de capital generadas por la compra y venta de criptomonedas se gravan.
Las ganancias se calculan como la diferencia entre el precio de compra y el precio de venta. La tasa impositiva puede variar según el período de tenencia, con tasas más bajas para activos retenidos a largo plazo.

Algunos países pueden aplicar impuestos a las transacciones de criptomonedas, lo que significa que cada vez que se realiza una transacción, se debe pagar un impuesto sobre el monto transferido.

La minería de criptomonedas puede generar ingresos, y estos ingresos a menudo están sujetos a impuestos como ingresos personales o de negocios, dependiendo de la naturaleza de la actividad.

Los intereses ganados mediante el préstamo de criptomonedas en plataformas de finanzas descentralizadas (DeFi) también pueden estar sujetos a impuestos.

Las leyes de herencia y sucesiones pueden aplicarse a las criptomonedas, y es importante planificar la transmisión de activos digitales en caso de fallecimiento.

En muchos países, los titulares de criptomonedas están obligados a informar sobre sus activos en declaraciones fiscales. Esto incluye la divulgación de ganancias de capital, transacciones y cuentas en el extranjero.

En el caso de los Tokens no Fungibles (NFT), la venta de NFT también puede estar sujeta a impuestos. La tributación puede variar según la jurisdicción y la naturaleza del NFT.

Desafíos y riesgos en el mundo de las criptomonedas

El mundo de las criptomonedas es un campo en constante evolución y, de momento, la volatilidad de sus cotizaciones es un constante desafío que conlleva riesgos.

El mercado de criptomonedas es muy volátil, lo que significa que los precios de las monedas digitales pueden subir o bajar rápidamente. Esto puede crear oportunidades para los inversores y traders, pero también conlleva riesgos.

Existe el riesgo de ser víctima de fraude, como el robo de fondos o el intercambio de criptomonedas falsas. Los estafadores utilizan una variedad de técnicas para engañar a las personas, por lo que es importante ser cauteloso.

En el último tiempo, las criptos son un objetivo popular para los ataques cibernéticos. Los hackers pueden robar criptomonedas de las billeteras digitales o interrumpir las redes blockchain.
De momento, la regulación de las criptomonedas sigue siendo un tema complejo y en constante evolución, y aún no son ampliamente aceptadas como forma de pago.

Uno de sus aspectos más controvertidos es que el proceso de minería de criptomonedas requiere una gran cantidad de energía. Esto ha llevado a preocupaciones sobre la sostenibilidad de las criptos a futuro.

Sin embargo, tienen el potencial de revolucionar el sistema financiero. Todavía tienen un largo camino por recorrer.

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5