Cinco tendencias de almacenamiento para 2021

En la medida en que los volúmenes de datos se incrementan, el almacenamiento representa una tarea de misión crítica para las empresas. Ya sea de manera física o en la nube, almacenando objetos y archivos o datos no estructurados, la tarea debe ser sencilla y dinámica para no entrampar a las labores de IT e incluso favorecerlas.

IDC pronostica que para 2023 se desarrollarán e implementarán más de 500 millones de aplicaciones y servicios digitales; todos utilizarán enfoques nativos de la nube, por lo que esta tendencia será un remezón para el mundo del almacenamiento. Luego de observar diferentes movimientos de este segmento de la industria IT durante los últimos meses de 2020, se enlistan a continuación algunas tendencias de almacenamiento que permitirán tener la información disponible y a salvo en este 2021.

  1. Predominarán las estrategias multicloud para el almacenamiento empresarial: De esta manera se incrementa la movilidad de los datos entre múltiples nubes. Se busca que los datos estén disponibles en diferentes ambientes de cómputo, incluyendo la nube pública y que las áreas IT tengan la flexibilidad de recolectar, clasificar y almacenar los datos sin importar que estos provengan de ambientes on-premises o no.
  2. Se incrementará la adopción de Flash Storage: Esta tecnología creció por ofrecer precios bajos y funcionalidad mejorada. Al integrar el almacenamiento local con la nube pública, las soluciones all-flash mejoran la confiabilidad y disponibilidad de aplicaciones de alto rendimiento. Hoy los clientes buscan ahorros de energía, eficiencia de espacio y recurren a arreglos de disco all-flash. Las soluciones de almacenamiento flash mejoran el rendimiento y simplifican la parte operativa, lo que permite a las organizaciones enfocarse en sus competencias principales sin dedicar grandes esfuerzos a la parte de almacenamiento.
  3. Crecerá el uso de soluciones de almacenamiento definido por software: SDS por sus siglas en inglés. Cada vez se encuentran más opciones de diferentes proveedores en el mercado cuyas propuestas incluyen servicios de almacenamiento, administración y protección de datos definidos por software, lo cual los vuelve opciones elegibles para cubrir las necesidades de los clientes. El SDS suele estar diseñado para ejecutarse en cualquier sistema x86 o estándar, por lo que el software no depende del hardware propietario. Los usuarios cuentan con la flexibilidad para ampliar su capacidad de almacenamiento dependiendo de sus necesidades sin tener que invertir en más hardware.
  4. Cada vez habrá más opciones de almacenamiento nativas de contenedores. El año pasado, diferentes proveedores de almacenamiento apostaron por tecnología de contenedores, lo que hará su uso cada vez más importante en 2021. Por citar tres casos, Pure Storage compró Portworx, plataforma líder en servicios de datos de Kubernetes para correr cargas de trabajo de misión crítica en contenedores en producción; Veeam compró Kasten para ofrecer a sus clientes mayor protección de cargas de trabajo nativas de Kubernetes en entornos on-premise y multinube. Mientras que NetApp ha dado a conocer el Proyecto Astra, iniciativa con la que planea ofrecer servicios de almacenamiento empresarial para manejar el ciclo de vida de aplicaciones de Kubernetes en cualquier nube.
    El uso de contenedores brinda agilidad y eficiencia a las aplicaciones que ahí residen sin importar que se ejecuten en el hardware o en infraestructuras virtualizadas. Herramientas como Kubernetes ayudan a administrar cargas de trabajo híbridas y a automatizar diferentes tipos de almacenamiento y múltiples nubes.
  5. Se acelera el almacenamiento en el Edge: Ante el incremento del uso de dispositivos IoT es necesario aumentar las posibilidades de almacenamiento de los datos que recolectan para ser procesados en algún momento. Si se añaden funciones de almacenamiento a esos dispositivos será más fácil aprovechar la información antes de enviarla a un punto central, lo que reducirá significativamente la cantidad de datos que viajen por la red. En sus predicciones 2021, Forrester afirmó que “el edge es el nuevo cloud”. Lo anterior tiene mucho sentido ante la dispersión de los trabajadores por el trabajo remoto, que ha hecho que los CIO tengan que mover almacenamiento y poder de cómputo hacia el “borde”, donde se genera la información, para mejorar el desempeño de algunas tareas.

El almacenamiento requiere soluciones optimizadas que cumplan con requisitos de rendimiento y confiabilidad. Multicloud, flash storage, SDS, mayor uso de contenedores y la vinculación de almacenamiento en el edge son cinco tendencias en la materia para este año.

Maricela Ochoa

Reportera de tecnología. Suele buscar temas de innovación, nuevas aplicaciones IT y seguridad de la información. Periodista por la UNAM; estudió Marketing en el ITAM y Branding en la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano. Storyteller apasionada por la astronomía.

Related posts

Deja un comentario