La revolución Low-Code/No-Code

Programar aplicaciones más rápido y sin tener que sufrir por conseguir al escaso personal especializado es uno de los sueños de cualquier líder IT. La agilidad y el time-to-market exigidos por el mundo modernos transformó al desarrollo en un cuello de botella difícil de resolver. Afortunadamente, nuevas herramientas y la masificación de la transformación digital están cambiando por completo este escenario. 

Las tecnologías Low-Code/No-Code (LCNC) están orientadas a simplificar la creación de software, mediante interfaces visuales e intuitivas, además de compatibilidad con un gran número de APIs. Esto está permitiendo al departamento de IT desligarse un poco del desarrollo para enfocarse en hacer crecer más el negocio.

El término Low-Code fue utilizado por primera vez en 2014, por analistas de Forrester. En el reporte publicado ese año se mencionaba que las plataformas Low-code con una interfaz gráfica y elementos drag and drop reducían dramáticamente la cantidad de código preparado a mano necesario para lanzar una app.

Las plataformas low code no code derivan de las antiguas RAD (Rapid Applicacion Development), como Lotus Notes o Microsoft Access, que también permitían poner en manos de los equipos no-IT parte del desarrollo, pero aún exigían un conocimiento profundo de cada ambiente.

Además de requerir mínima codificación manual, las herramientas de Low Code están impulsadas por modelos de desarrollo ágil y se apoyan de inteligencia artificial, lo que las vuelve una opción rápida y ágil para el desarrollo de software, con altos niveles de productividad. Otro factor clave es la reducción de los costos en la creación, despliegue, implementación y corrección de las aplicaciones.

Por otro lado, los desarrolladores de software son uno de los empleos con mayor demanda en 2021: porque nunca son suficientes, y también porque el rango de habilidades que de ellos se requiere suele ser muy amplio y distante entre sí. Usar LCNC permite aliviar esta presión sin requerir demasiados cursos y aprendizajes, ya que exigen una mínima participación manual a nivel de código.

Con Low-Code, los desarrolladores pueden crear aplicaciones rápidamente, aprovechando al máximo los flujos de trabajo, al no tener que escribir líneas y más líneas de código. Las herramientas No-Code, por otro lado, pueden usarse sin tener conocimiento alguno de programación gracias a los componentes gráficos y reutilizables que brindan diferentes plataformas.

Todos estos elementos están aumentando considerablemente el uso de LCNC. De acuerdo con Gartner, en 2021, el mercado mundial de estas tecnologías crecerá 23%, alcanzando $13,800 millones de dólares.

Algunos de los servicios disponibles en el mercado para hacer desarrollos se conectan entre sí. En la lista hay plataformas como Airtable, Asana, Calendly, ClickFunnels, Facebook Pages, Google Forms, Gravity Forms, Hubspot, Stripe, Todoist, Twilio y Typeform.

Acelerar y automatizar

Una encuesta reciente señaló que las plataformas LCNC están teniendo gran demanda gracias a su promesa de resolver problemas de negocio mediante iniciativas de transformación digital. 47% de los encuestados señalaron que ya utilizan plataformas LCNC en sus organizaciones mientras que 20% de quienes no las usan aún, planean adoptar esta tecnología en los próximos 12 meses.

La mayoría de los consultados indicaron que que utilizaban LCNC para automatizar flujos de trabajo, crear nuevas aplicaciones, acelerar el tiempo de desarrollo y automatizar la recolección de datos y el reporteo. Otra aplicación que se le está dando a la tecnología es simplemente reducir la carga sobre los desarrolladores, para que dediquen sus esfuerzos a tareas prioritarias para el negocio.

En el sector de comercio electrónico se ha observado gran uso de LCNC. Con pocos recursos, un emprendedor puede montar rápidamente su tienda en línea. Pero no solo PYMES han adoptado este modelo. El conglomerado Mondelēz International, dueño de marcas como Chips Ahoy!, Halls, Jell-O, Oreo, Philadelphia, Ritz y Trident, entre otras, empezó a usar LCNC el año pasado, lo cual les ha permitido acortar los ciclos de desarrollo de software.

Cuentan con un equipo de usuarios que no tienen formación como programadores, a los que denominan citizen developers, que han jugado un rol clave en el éxito digital porque conocen perfectamente las funciones del negocio y son capaces de crear aplicaciones LCNC sin tener que escribir una línea de código.

Un estudio de McKinsey descubrió que las organizaciones que reconocen y empoderan a los citizen developers califican 33% más alto en las escalas de innovación que aquellas que no lo hacen. La expansión del desarrollo de apps a departamentos externos a IT implica mayor diversidad de pensamiento, y permite afrontar las necesidades específicas con mucho más conocimiento de base, como sólo podría conocerlas un insider.

LCNC se usa en equipos colaborativos y multidisciplinarios: Los dueños de los procesos tienen el conocimiento de la experiencia del cliente y sus expectativas mientras que el equipo IT se puede involucrar en esos desarrollos para garantizar la seguridad y el cumplimiento de los mismos.

Aún el uso de LCNC no es masivo, pero considerando las exigencias del mercado actual y los beneficios palpables de este tipo de plataformas, no hará falta mucho tiempo para que se naturalice al interior de todo tipo de organizaciones.

 

Reportera de tecnología. Suele buscar temas de innovación, nuevas aplicaciones IT y seguridad de la información. Periodista por la UNAM; estudió Marketing en el ITAM y Branding en la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano. Storyteller apasionada por la astronomía.

Related posts

Deja un comentario