ChatGPT: ¿qué es, cómo funciona y para qué? | IT Masters Mag

ESPECIAL

El ABC de ChatGPT que líderes IT deben saber



Dirección copiada

La herramienta desarrollada por la startup OpenAI interactúa de manera conversacional.

Publicado el 16 feb 2023



ChatGPT en un teléfono móvil
Crédito: Shutterstock


ChatGPT fue lanzado a finales de noviembre de 2022. Y desde los primeros días, el chatbot impulsado por inteligencia artificial (AI, por sus siglas en inglés) ha causado sensación no solo entre personas en el mundo de la tecnología, sino en mucha gente de distintas industrias.

La herramienta desarrollada por la startup OpenAI interactúa de manera conversacional. Su formato de diálogo hace posible que responda preguntas de seguimiento, admita sus errores, cuestione premisas incorrectas y rechace solicitudes inapropiadas.

Se trata de un modelo hermano de InstructGPT —un desarrollo anterior de OpenAI—, capacitado para seguir una instrucción en un mensaje y proporcionar una respuesta detallada.

El chatbot fue ajustado con precisión a partir de un modelo de la serie GPT-3.5, que terminó de entrenarse a principios de 2022. Ambos se desarrollaron en una infraestructura de supercomputación de Azure AI.

Con una simple consulta, se le puede pedir que escriba ensayos sobre libros, películas o eventos históricos. También es posible pedirle la creación de líneas de código, incluso maliciosas.

Principales características

Desde su lanzamiento, millones de personas han utilizado ChatGPT para hacer consultas, en un estilo muy similar al buscador de Google. Algunas de las características del chatbot de OpenAI son:

1. Gratuito

La versión básica de ChatGPT es completamente gratuita, aunque su uso puede verse limitado por la cantidad de consultas.

Desde febrero de 2023, un plan de suscripción piloto (ChatGPT Plus) fue puesto en marcha. Disponible por $20 dólares al mes, los suscriptores tienen como beneficios: acceso general, incluso durante las horas pico; tiempos de respuesta más rápidos, y uso prioritario de nuevas funciones y mejoras.

2. Solo en la web

Está disponible a través de una página web, por lo que no hay que descargar nada.

A tres meses de su lanzamiento, OpenAI no había lanzado una aplicación oficial. Sin embargo, en las tiendas de aplicaciones han aparecido versiones falsas y su uso no es recomendable.

3. Requiere de una cuenta

Aunque usar ChatGPT es bastante simple (se escribe un texto y se recibe la información), OpenAI pide una cuenta antes de que pueda usar cualquiera de sus herramientas. Si no se tiene, deberá registrarse. Tiene la opción de elegir un inicio de sesión fácil con una cuenta de Google o Microsoft.

ChatGPT puede equivocarse

La página web de ChatGPT incluye un área para completar los resultados y un cuadro de texto en la parte inferior de la página para que los usuarios escriban consultas.

Aunque se puede empezar una búsqueda con preguntas el desarrollador recomienda ingresar una declaración para obtener el mejor resultado posible.

Si hay suficiente información disponible, el generador cumplirá los comandos con detalles precisos. De lo contrario, existe la posibilidad de que ChatGPT comience a llenar los vacíos con datos incorrectos.

OpenAI señala que estos casos son raros, pero advierte que la herramienta también tiene actualmente “un conocimiento limitado de los eventos mundiales después de 2021”.

Elon Musk y AWS, entre los cofundadores de OpenAI

OpenAI es una empresa estadunidense de investigación de inteligencia artificial sin fines de lucro con sede en San Francisco, California (Estados Unidos).

Surgió en diciembre de 2015 con el objetivo de avanzar en AI “de la manera que sea más probable que beneficie a la humanidad en su conjunto, sin las limitaciones de la necesidad de generar retorno financiero”, según su primer comunicado.

Además del actual CEO de OpenAI, Sam Altman, y su director de Investigación, Ilya Sutskever, entre los fundadores estuvo el empresario Elon Musk, quien dejó el directorio de la empresa en 2018 y ya no tiene participación alguna.

Musk, Altman y otros ejecutivos, además de las firmas Amazon Web Services (AWS), Infosys y YC Research fueron donadores de la compañía. En total, comprometieron $1,000 millones de dólares.

Se estima que la empresa estadunidense gasta alrededor de $3 millones de dólares mensuales o alrededor de $100,000 dólares diarios, según una nota de Digital Trends.

Al mes del lanzamiento de ChatGPT, Altman dijo en un tuit que la compañía gastaba “centavos de un solo dígito” para atender cada chat, en respuesta a la pregunta directa de Musk. Ese día, el chatbot superó el millón de usuarios.

La relación con Microsoft

En julio de 2019, Microsoft invirtió $1,000 millones de dólares en OpenAI “para apoyarnos en la construcción de inteligencia artificial en general con beneficios económicos ampliamente distribuidos”.

Su asociación apuntaba al desarrollo de una plataforma de hardware y software dentro de Microsoft Azure que escalará la AI, por lo que trabajarían en conjunto para crear nuevas tecnologías de supercomputación de de su plataforma de nube. Además, Microsoft se convirtió en su proveedor exclusivo de cloud.

En enero de 2023, ambas empresas hicieron oficial la ampliación de su asociación, que consiste en una nueva inversión multianual y multimillonaria con OpenAI, fabricante de ChatGPT. Aunque omitieron la cantidad específica, el sitio Semafor estimó se trataba de hasta $10,000 millones de dólares.

Artículos relacionados

Artículo 1 de 3