Qué son las habilidades blandas ¿Las tienes? | Itmastermag

especial

Habilidades blandas, ¿Cuenta con ellas?



Dirección copiada

Las cinco principales, en las que actualmente se pone énfasis, son la empatía, el liderazgo, el pensamiento crítico, la toma de decisiones y la creatividad.

Publicado el 29 sept 2023



Habilidades blandas
Crédito: Shutterstock


Ninguna de las habilidades blandas se aprende en los libros o mediante una guía de ChatGPT. Son los procesos de inmersión en experiencias los que despiertan y fortalecen este tipo de capacidades.

Las también llamadas soft skills se adquieren con la práctica y permiten a las personas gestionar la incertidumbre, liderar la innovación, así como orquestar el trabajo en equipo. Actualmente son un diferenciador profesional.

Según PwC, más de 60% de la fuerza laboral especializada, incluyendo la de IT, está consciente de que las habilidades que necesitan para el trabajo van a cambiar drásticamente en los siguientes cinco años, inclinándose hacia las habilidades blandas, con mayor peso en la adaptabilidad y flexibilidad, pensamiento crítico, colaboración y liderazgo.

¿Qué son las habilidades blandas?

Las habilidades blandas son atributos de carácter y competencias sociales que distinguen la manera en que una persona interactúa y se relaciona con otras.

También conocidas como habilidades suaves o humanas, son aptitudes no técnicas que influyen, e incluso determinan el nivel de rendimiento en el desempeño laboral.

Están muy vinculadas con el comportamiento y la forma de ser de un individuo. Además, tipifican su forma de colaborar y relacionarse con equipos de trabajo.

De acuerdo con la psicología, las habilidades blandas son las “no-cognitivas”; es decir que favorecen el conocimiento y relación con los demás y con uno mismo. En oposición a las habilidades duras o hard skills, totalmente cognitivas, donde prevalece la adquisición y aprendizaje de contenidos.

A las soft skills se les califica de transversales, ya que están presentes en todos los aspectos de la vida.

Importancia y valor de las habilidades blandas en el ámbito profesional

En un ambiente profesional, donde la tecnología es omnipresente, resulta paradójico que la necesidad de talento con habilidades blandas desarrolladas crezca a un ritmo insospechado.

Los hechos demuestran que quienes poseen estas capacidades tienen mucho mejor desempeño laboral que quienes solo ejercen habilidades duras o técnicas, aunque sean muy especializadas.

El liderazgo, el trabajo en equipo, la planificación y organización, el pensamiento crítico y la solución de problemas son algunas de las habilidades blandas que las organizaciones buscan en los perfiles del capital humano que contratan. Otras son la motivación y el espíritu de colaboración.

Buena parte de estos nuevos enfoques tiene su antecedente directo en los trabajos de inteligencia emocional impulsados por Daniel Goleman desde 1995.

Conjugar conocimientos y herramientas para el trabajo o, dicho de otra manera, habilidades blandas y duras, da como resultado más productividad, eficiencia y mejor rendimiento.

Tipos de habilidades blandas y sus características, ejemplos.

Las habilidades blandas suelen agruparse en habilidades de comunicación, de liderazgo, de resolución de problemas, de gestión de tiempo, de trabajo en equipo y de creatividad.

Cada uno de estos bloques incluye a su vez una serie de habilidades más concretas, de las que podemos mencionar, solo a manera de ejemplos, las siguientes:

De comunicación: la verbal, la no verbal, hablar en público, claridad, capacidad de escucha.

De liderazgo: construcción de equipo, toma de decisiones, estrategia, motivación, gestión del cambio.

De resolución de problemas: análisis, investigación, persistencia, diagnóstico, iniciativa.

De gestión de tiempo: organización, planificación, administración de tareas, priorización.

De trabajo en equipo: gestión de proyectos, colaboración, cooperación.

De creatividad: mente abierta, pensamiento creativo, pensamiento disruptivo, imaginación.

Este último bloque, el que reúne las habilidades blandas relacionadas con la creatividad, es el más buscado y mejor remunerado en las organizaciones, porque bajo su influencia se desarrolla por ejemplo la innovación, la flexibilidad y la adaptabilidad. Siempre que la cultura organizacional sea receptiva a tales elementos.

Diferencias entre duras y blandas

Habilidades duras y blandas son igualmente necesarias en el ámbito laboral. Los criterios que hacen prevalecer unas u otras dentro de cada organización responden al tipo de negocio, misión, visión y valores, entre otros elementos.

Sin embargo, también incide el momentum social, factor que, ya entrada la tercera década del siglo XXI, se mueve a favor de lo soft, lo suave, lo emocional. Paradójicamente, de la mano con el uso intensivo de lo tecnológico en versiones muy sofisticadas, que es lo hard.

Las principales diferencias entre unas y otras radican en que, las duras, son cuantificables y concretas, en tanto que las blandas son las que conforman la personalidad de cada uno.

Su impacto en el desempeño laboral y la productividad

El mundo laboral enfrenta cambios profundos en las formas de entender el desempeño y la productividad. Son transformaciones que ya sucedían desde hace tiempo, a un ritmo lento y con ciertos tropiezos, pero que resultaron dramáticamente aceleradas con la pandemia.

A ello se le sumó en el último año el surgimiento de las herramientas de inteligencia artificial generativa (Gen AI, por sus siglas en inglés), que han puesto en duda el futuro de decenas de tareas de trabajo.

ManpowerGroup México, en su informe Se buscan personas, los robots las necesitan, utiliza una frase que describe muy bien la situación: “Las competencias humanas [o habilidades blandas] están de moda, difíciles de encontrar, aún más difíciles de enseñar”.

En el informe se reporta que más de 80% de empresas empleadoras en México están en procesos de automatización, pero que ello no implica destrucción de empleo como tal, sino una transformación que demanda una actualización de habilidades -dando un espacio relevante a las blandas-, adecuando los perfiles digitales del talento.

Gracias a ello, soft skills están en un lugar preferente. Se trata de las habilidades humanas no reemplazables por la tecnología, imprescindibles para darle dirección a los cambios, para potenciar a los equipos de trabajo, para coordinar a sus pares en los procesos y nulificar el miedo a ser reemplazados por máquinas o robots.

Principales habilidades blandas

Las cinco principales habilidades blandas en las que actualmente se pone énfasis, son la empatía, el liderazgo, el pensamiento crítico, la toma de decisiones y la creatividad.

Empatía es una habilidad muy apreciada en los ambientes laborales, indispensable para entender las necesidades y sentimientos de otras personas.

Liderazgo es una habilidad clave para el trabajo con equipos. Involucra motivación, empatía, criterio, construcción de relaciones de confianza, conocimiento tanto técnico como socio-emocional de los integrantes del equipo, gestión de conflictos. De liderazgo hay muchos ejemplos y varios tipos de entrenamiento para enriquecerlo.

Pensamiento crítico, que implica analizar información, evaluar argumentos, entender contextos y discernir entre ellos para tomar las mejores decisiones.

Toma de decisiones, considerando tanto los elementos cuantitativos – la evaluación de riesgos, las consecuencias de cada problema-, como las implicaciones para los individuos.

Creatividad o chispa creativa, que conjuga imaginación, generación de ideas originales, invención, pensamiento disruptivo.

Ventajas y beneficios de desarrollar habilidades blandas

Como resultado de los procesos organizacionales donde se está promoviendo el desarrollo de habilidades blandas, hay mejoras tangibles en varios rubros que, por supuesto incrementan el bienestar interno, pero sobre todo abonan a la buena reputación de la empresa y de la marca.

Donde son más evidentes esas mejoras es en el servicio al cliente; en el aumento de la productividad, impulso de las ventas; progreso favorable en las relaciones con proveedores, comunidad, autoridades, clientes; imagen de marca empleadora muy positiva; incremento en los niveles de bienestar personal y satisfacción laboral.

¿Cómo mejorar las habilidades blandas? Consejos prácticos

Si se desenvuelve profesionalmente en áreas de IT, esto le interesa, porque se trata de revisar, actualizar y potenciar su desempeño integral, a través de mejorar sus habilidades blandas.

Primero, tal y como recomiendan las instituciones educativas, haga una evaluación de su perfil, su CV (curriculum vitae) analizando fortalezas y debilidades, para identificar qué habilidades quiere o necesita desarrollar en función de sus intereses, pero también de acuerdo con lo que el mercado está demandando.

Tome en cuenta que las características personales ya incluyen algunas habilidades, pero otras se pueden adquirir.

Enseguida, establezca un plan de acción para adquirir, desarrollar o mejorar esas habilidades que necesita. Las soft skills, al incluir elementos sociales y emocionales, requieren de pedagogías no convencionales.

Por último, prepárese para aprender o reaprender mediante procesos experienciales.

Ética y empatía, la base de las habilidades blandas

Comportamiento o valores éticos son parte del lenguaje frecuente cuando de explicar los beneficios de las habilidades blandas se trata, aunque siendo una disciplina filosófica, pareciera estar fuera de contexto.

Todo lo contrario, es debido a que la ética explora principios aplicables a todas las personas para vivir y actuar de manera correcta, que se relaciona directamente con las habilidades blandas; funciona como una herramienta de apoyo para nuestro desarrollo integral, mediante el planteamiento de paradigmas que guían las conductas individuales, por ejemplo, al interior de una organización.

Entre tales paradigmas están la innovación, el trabajo en equipo, la inclusión, la empatía y el liderazgo, todas ellas habilidades blandas orientadas a generar acciones grupales con propósitos útiles, para la propia organización y en consecuencia para la sociedad en su conjunto.

Ahora bien, la empatía que acabamos de mencionar, se explica de manera sencilla como el contacto e identificación con los otros, y está en la base de todo el conjunto de habilidades blandas, porque sin empatía, difícilmente se pueden desarrollar otras habilidades, como es el caso del liderazgo, por mencionar sólo una.

Casos de éxito y ejemplos en el mundo laboral

La capacidad de adaptarse y cambiar es una habilidad blanda indispensable para que otras sucedan. Junto con la resiliencia (la capacidad de enfrentar situaciones difíciles), forman un binomio para el equilibrio.

En el mundo laboral, la adaptabilidad de las personas, pero también de las estructuras organizacionales hace la diferencia entre tener o no un desempeño exitoso.

Los trabajadores que adaptan su velocidad de aprendizaje, su forma de interactuar con los otros, su uso de las herramientas tecnológicas, su manera de hablar y de comunicarse, están dando claro ejemplo de lo que las soft skills representan.

Otro ejemplo lo encontramos en quienes tienen perfiles digitales exitosos, pero que necesitan desarrollar sus habilidades blandas de comunicación, sobre todo las escritas.

El futuro de las habilidades blandas

Sin duda, hay una demanda creciente para el desarrollo de habilidades blandas entre la fuerza laboral; también se están dando transformaciones sociales de la mano con cambios en las políticas públicas que parecen favorecer esta tendencia.

Prueba de ello son las adecuaciones regulatorias para insertar conceptos como la salud emocional entre los derechos que tienen los trabajadores de cualquier organización.

Esto, en paralelo con una mayor automatización de tareas rutinarias, o de innovaciones derivadas de la tecnología como es la adopción de soluciones basadas en inteligencia artificial (AI, por sus siglas en inglés) o big data, que modifican el tipo de perfiles profesionales requeridos por el mercado, no para ser reemplazados por tecnología, sino para gestionar la tecnología, abren un panorama muy retador para los siguientes años. Para los Gobiernos, para las organizaciones, para las instituciones educativas y para las personas.

Integración de habilidades blandas en la educación y el entorno empresarial

Uno de los mayores retos que está abordando el sector educativo es la comprensión y puesta en práctica de modelos de aprendizaje experienciales, enfocados en el desarrollo intencional de habilidades blandas, donde se involucran procesos no convencionales que se conocen como pedagogías alternativas.

Es un enfoque que considera centrarse en acompañar y desarrollar las habilidades blandas para, desde ahí, desarrollar los conocimientos y habilidades cognitivas, de ser posible desde edades tempranas, para que la transformación sea tanto motivadora como duradera, esto es aprendizaje inmersivo.

Con esta visión pedagógica es que ha tomado gran impulso el diseño de modelos de aprendizaje que potencian la formación en valores, la autoestima, el trabajo en equipo, el espíritu colaborativo y el compromiso con la sociedad, así como la flexibilidad y la capacidad de adaptación, todo ello en un entorno donde el uso de IT forma parte intrínseca de los procesos.

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5