Todo CIO es hoy un operador de nube

Hace apenas seis años, gran parte de las empresas comprendieron que construir software e invertir en tecnología era necesario para triunfar. Llegó luego la transformación digital y la nube, con lo que se enfrentaron a una nueva verdad: no basta con construir aplicaciones, hay que gestionar también su operación y alinearlas al negocio. En ese tránsito el cloud se volvió preeminente, multiplicó sus sabores y hasta obligó a cambiar la forma en la que se piensa la infraestructura empresarial. Ahora, ni siquiera la difundida frase “toda empresa es una empresa de software” alcanza para describir la realidad; para Paul Cormier, director general de Red Hat, “hoy, todo CIO es un operador de nube”.

Durante la edición 2021 de Red Hat Summit, la multitudinaria conferencia de uno de los actores más relevantes del código abierto, se dejó en claro que la nube híbrida abierta es el lenguaje del futuro, que los CIO serán sus principales interpretes y que la complejidad IT se volverá uno de los más grandes dolores de cabeza para los equipos de Sistemas en el futuro próximo.

Las palabras de Cormier intentan graficar los cambios que se profundizaron durante la pandemia en IT, pero que se venían gestando hace bastante tiempo, y en los que Red Hat se considera pionero. El hardware, las aplicaciones, los servicios de nube, el edge y los ambientes virtuales se están tranformando en un nuevo centro de datos: más flexible y distribuido, pero con muchos desafíos extra para el CIO y su equipo.

“Todas las responsabilidades que el CIO tenía en torno a la administración de su entorno IT se mantendrán, pero las múltiples nubes en las que operará sumarán más complejidad. Hemos detectado un alza importante en este problema y estamos pensando en soluciones AI para ayudar a controlarlo de mejor forma”, explicó Cormier en conferencia de prensa.

De acuerdo con el director general de Red Hat, la complejización de la infraestructura está recién comenzando. En un futuro muy próximo, la mayoría de los departamentos IT estará manejando entre cuatro y 10 nubes separadas, además de los elementos on-premises y edge que hagan falta. Todo esto de forma simultánea, con posibilidad de escalar rápidamente y en muchos casos teniendo que trasladar datos y aplicaciones de un entorno a otro con facilidad.

Quien también estuvo presente en el Summit fue Arvind Krishna, CEO de IBM, quien vino a reforzar el mensaje de unidad entre Red Hat y su empresa madre, destacando que han llevado a más de 2.800 hacia Openshift, la plataforma estrella de Kubernetes y nube híbrida abierta de Red Hat, y que es ahí en donde se jugarán su destino las organizaciones del futuro.

La civilización del open source

Durante gran parte de la década de los 90 pensar un modelo de negocio de software libre que reportara ganancias parecía más bien utópico, pero Red Hat y la comunidad de Linux fueron construyendo con tiempo y dedicación un ecosistema que cimentó la revolución actual de la nube y los contenedores. Los esfuerzos resultaron en hitos como obtener crecimiento positivo durante más de 65 trimestres consecutivos y despertar el interés de IBM, que terminó adquiriéndola por $34,000 millones de dólares, la transacción más abultada del gigante azul y una de las más importantes de la historia tecnológica.

Cormier sostuvo que apenas se ha arañado la superficie del open source. Nuevas áreas como la inteligencia artificial, la computación cuántica, la realidad virtual, los vehículos autónomos y la Internet de las cosas en el borde ya adoptaron el código abierto; no solo los programadores sino también los gobiernos, empresas e instituciones científicas: 90% de los líderes de IT a nivel mundial aseguran utilizar software de código abierto empresarial.

Todo para la nube híbrida

Red Hat renovó su principal plataforma de Linux empresarial, Red Hat Enterprise Linux 8.4, sumando capacidades que pretenden convertirla en la base de la nube híbrida abierta empresarial, desde el centro de datos hasta el edge.

Las principales características nuevas incluyen mayor flexibilidad para las aplicaciones basadas en la nube; configuración y gestión del sistema más simplificada y automatizada, a través de la función Tracer y las actualizaciones de Red Hat Enterprise Linux Web Console, que brindan un asesoramiento inteligente en torno a la aplicación de parches y actualizaciones del sistema; y capacidades de seguridad más extensas, pensadas para ayudar a atender las necesidades de las organizaciones IT a escala de la nube híbrida.

Otra estrella del Summit fue Red Hat OpenShift Platform Plus, que ahora incluye soporte para clústeres de tres nodos y nodos de trabajo remotos, permitiendo así implementar la plataforma Kubernetes en ubicaciones con espacio o recursos limitados. Otra característica renovada de OpenShift es Quay, que proporciona un registro de contenedores global, escalable y más seguro para lograr un proceso de compilación que abarque distintas infraestructuras.

La compañía también anunció novedades en Red Hat Ansible Automation Platform, que ayuda a automatizar los flujos de trabajo que genera el mantenimiento de pilas de software en los dispositivos Edge; y Red Hat Integration para conectar aplicaciones y datos en implementaciones en el Edge y en la nube híbrida abierta.

Con estas más algunas otras actualizaciones y nuevos servicios, Red Hat se quiere mostrar completamente preparado para servir como la plataforma híbrida abierta empresarial que domine el mercado durante los próximos años. Las cifras los apoyan, ya que la compañía fue la división que más creció (14%) en el último año fiscal de IBM, y su meteórico ascenso no parece ralentizarse por los nuevos actores que han ingresado al juego de la nube empresarial y a los múltiples servicios en torno a ella.

Christopher Holloway

http://salalacalleymuere.tumblr.com

Director editorial de IT Masters Mag. Experto en gatos, libros y en los intrincados procesos tecnológicos que atraviesan el funcionamiento de las sociedades en todas sus expresiones.

Related posts

Deja un comentario