Industria 4.0: Los riesgos de no actualizarse son cada vez más grandes

La conectividad permitió a muchas empresas continuar su operación de forma más o menos normal en 2020, pero los sectores que dependen de un trabajo físico, como la manufactura, se enfrentaron a muchas más dificultades. De las crisis surgen las más ingeniosas obras humanas, y en la industria no fue distinto: la automatización, el IoT, el Big Data y la realidad aumentada fueron aprovechados como nunca, pero solo por quienes ya recorrían ese camino tecnológico. Para el resto, el futuro es un poco más incierto.

Durante el encuentro “Manufactura 4.0”, organizado por Huawei, expertos en la materia plantearon la necesidad de desarrollar e implementar nuevas tecnologías que representen una oportunidad para tener procesos más eficientes y productivos en el sector industrial, con énfasis en la manufactura.

La charla contó con la participación de Ernesto Piedras, CEO The Competitive Intelligence Unit (The CIU); Jesús Campos, director general de Corporate Resources Management y director ejecutivo de Apics Capítulo México y Guillermo Solomon, director ejecutivo de Transformación Digital de Huawei Latinoamérica.

Las tecnologías 4.0 llevan sonando por muchos años, pero tal como sucedió con la adopción de nube, se aceleró su uso y adopción en varios años, con impactos inmediatos. McKinsey realizó un estudio con 400 líderes mundiales para conocer su aproximación a la digitalización y el efecto en la pandemia. 94% dijo que las tecnologías de industria 4.0 los ayudaron a mantener las operaciones durante la crisis. 56% dijo que esas tecnologías fueron críticas para su respuesta a la situación.

El análisis del estudio sugiere tres consecuencias de este despliegue acelerado: 

  • Una victoria para las compañías que ya se habían subido a la tendencia
  • Un chequeo de realidad para los que estaban iniciando con estas tecnologías
  • Una ultimátum para quienes no habían iniciado aún su viaje 4.0

Las empresas maduras en Industria 4.0 se encontraron por supuesto en un mejor lugar para enfrentar la crisis. Tecnologías como digital twins permitieron a una empresa de productos de consumo empacados simular múltiples escenarios durante la pandemia, y responder de acuerdo a las necesidades. De la misma forma, la realidad aumentada, en combinación con la automatización y la robótica, habilitaron a muchos trabajadores a operar maquinaria sin necesidad de exponerse a salir de su casa. Para el 65% de las organizaciones, las tecnologías I4.0 aumentaron su valor en el último año. 

Quienes tenían algunas pruebas piloto o proyectos poco avanzados pudieron probarlos directamente en batalla. La mayoría se dio cuenta que los esfuerzos no habían sido suficientes para doblarle la mano a la crisis. Especialmente en casos donde la tecnología legada impedía que la I4.0 pudiera dar todo de sí. 

El peor escenario se vislumbra para las organizaciones que recién frente a la crisis intentaron ponserse al día: 56% dijo que se vieron incapacitados de responder a la pandemia en tiempo y forma sin las tecnologías digitales que los apoyaran. Y para ellos los problemas siguen. Una reciente encuesta de presupuestos de Computer Economics adelantó que las empresas rezagadas en su inversión digital tendrían muchas dificultades para alcanzar a sus competidores. La baja en presupuestos IT del 2020 truncó el camino de los proyectos y aunque 2021 presenta un alza, difícilmente volverá la inversión a los niveles existentes en 2019. 

La conectividad es el pegamento de la Industria 4.0

“En una consulta se preguntó qué es más grave: llevar 18 meses en pandemia, o pasar tres días sin internet en todo el mundo”, refirió Campos, de Apics Capítulo México. “Todos eligieron internet, ¡3 días es una locura! Si algo debemos aprender es que lo que mueve al mundo es la información, eso hace la diferencia. Nos cortaron el flujo de materiales porque cerraron puertos, sufrimos con el cash flow, pero nos mantuvo a flote el acceso a la información”, agregó.

Ernesto Piedras, director general de The CIU, destacó la importancia de acelerar el despliegue de redes de quinta generación, ya que a través de esta tecnología es como se podrá recopilar eficientemente un flujo de datos estable, continuo y masivo en tiempo real, situación vital en procesos de automatización de la Industria 4.0. Enfatizó en la importancia que tendrá la pronta adopción de las soluciones de Industria 4.0 para que México no pierda competitividad a nivel internacional y que permanezca como el importante hub de producción industrial que es.

Los expertos destacaron la relevancia que tendrá 5G en aumentar la eficiencia de procesos y revolucionar a todo tipo de industrias. De acuerdo con cifras de STL Partners, las nuevas tecnologías basadas en 5G aportarían $740 millones de dólares al PIB manufacturero para el 2030.

Actualmente, Huawei cuenta con un ejemplo de automatización en los procesos de logística que se actualizará con esta tecnología: el Centro de Suministro para América Latina que se ubica en Guadalajara, con instalaciones altamente automatizadas para el ensamble de productos de redes de comunicación y que atiende a 40 países. “La aplicación de 5G a sistemas de I+D y diseño, sistemas de control de producción y sistemas de gestión de servicios revolucionará los procesos de producción de las industrias verticales. Esto transformará la fabricación en una industria premium más inteligente, flexible, orientada a los servicios”, explicó Guillermo Solomon, director ejecutivo de Transformación Digital para Huawei Latinoamérica.

Pero, ¿cuándo llegará finalmente el 5G al país? Las negociaciones a nivel gubernamental, asignación de espectro y definición de los planes no han avanzado a la velocidad que se proyectaba hace unos años. Recién en mayo el Instituto Federal de Telecomunicaciones indicó que tendría una reunión con integrantes de la industria y operadores con el fin de construir una ruta para llegar al 5G. De acuerdo con Solomon, las redes de 5G ya se están probando y van a estar implementadas de manera generalizada en México a más tardar en 2023. El ejecutivo advierte, sin embargo, que las tecnologías pueden adquirirse e implementarse al interior de las fábricas sin necesidad de que exista la oferta a nivel de operadores. 

El 5G aún se ve lejos, pero la automatización, IoT y el resto de tecnologías de Industria 4.0 aún pueden generar muchos retornos y beneficios (como bien planteó el informe de Mckinsey) con las alternativas de conectividad existentes en el presente.

http://salalacalleymuere.tumblr.com

Director editorial de IT Masters Mag. Experto en gatos, libros y en los intrincados procesos tecnológicos que atraviesan el funcionamiento de las sociedades en todas sus expresiones.

Related posts

Deja un comentario